La Organización


Contacto Seguro comprende que el éxito de una organización está directamente vinculado a la cultura de los individuos que la integran (de cómo piensan y de cómo actúan), así como al desarrollo de la sociedad en que está inserida. La interdependencia de esos factores es una característica marcante del mundo moderno.

En la medida en que aumenta la concienciación a respecto de esa interdependencia, aumentan también las exigencias de los stakeholders sobre la adopción de elevados estándares de ética, honestidad y transparencia. En vista de eso, la conducta correcta de las organizaciones y, consecuentemente, de sus empleados y colaboradores, pasa a desempeñar rol preponderante en la conquista de resultados incuestionables.

En ese contexto, se vuelve necesario e imprescindible la adopción de buenas prácticas de gerencia, contemplando los intereses y las aspiraciones de todos los stakeholders, o sea, de los consumidores, de los accionistas, de los inversionistas, de los empleados, de los colaboradores, de los aliados, de los proveedores, de los gobiernos, de los órganos de la sociedad civil, en fin, de toda la sociedad que directa o indirectamente se relaciona con la organización.

No se debe ignorar que, a diario, ocurren incontables situaciones potencialmente perjudiciales a las organizaciones. Las amenazas se renuevan constantemente. En mayor o menor grado, todas las organizaciones sufren o han sufrido con fraudes y con adopción de malas prácticas.

Los problemas decurrentes de esos hechos no se limitan apenas a perjuicios financieros, pero afectan también el ambiente de trabajo, así como la credibilidad y la confianza de todos los involucrados con la organización, especialmente a los accionistas e inversionistas. La falta de compilance afecta, incluso, la imagen de la organización ante su mercado y la comunidad.

Infelizmente, la gran mayoría de esas situaciones depende, directa o indirectamente, de la participación y del compromiso de empleados y de otros colaboradores de la propia organización perjudicada.

Sin embargo, son también otros empleados y colaboradores los primeros a desconfiar de esas actitudes altamente perjudiciales a las organizaciones. Es más, la mayor parte de los empleados y de los colaboradores no está de acuerdo con esa conducta incorrecta, ilegal y antiética de algunos de sus compañeros, y estaría dispuesta a denunciarla, si contase con alguna forma segura de hacerlo. Ocurre que, frecuentemente, por no contar con esos medios, o por no estar completamente seguros de la fraude o de la mala práctica o, incluso, por temer represalias, esas personas honestas prefieren omitirse.

En virtud de ello, Contato Seguro les ofrece a sus clientes un potente y eficaz instrumento de combate a las fraudes y a las malas prácticas, por medio de la creación de un canal de comunicación directo entre los empleados y los administradores de la organización.

Ese sistema coloca a disposición de los empleados y colaboradores una herramienta segura y anónima, para que informen la ocurrencia de hechos, fraudulentos o no, potencialmente perjudiciales a las organizaciones y a los stakeholders.

De esa forma se consigue corregir un tiempo hábil las consecuencias de eventuales problemas que estén ocurriendo, limitar los efectos de esas transgresiones y, al mismo tiempo, prevenir y reprimir conductas semejantes en el futuro.

Contato Seguro también les ofrece a las organizaciones contratantes un canal de comunicación que permite que sus empleados y colaboradores elaboren sugerencias de mejoría en sus procesos de gobernanza, de gerencia de los riesgos y de compilance.

Contato Seguro Contato Seguro